Si los niños gobernasen el mundo

Editorial Picarona. Autora: Linda Bailey. Ilustraciones: David Huyck

A partir de 3 años

Un libro que brinda la celebración de la infancia y hace salir al niño que tú llevas dentro

¿Qué os parece el título?, ¿os echáis las manos a la cabeza? o pensáis ¡ohhh! ¡Me encantaría!

A mí me llamó mucho la atención el título y ver a todos esos pequeñines piratas, bañistas, bomberos, princesas y malabaristas en la portada navegando en un barco pirata. Si piensas mientras lo lees que se han liberado demasiado desconecta tu parte de adulto y recupera la visión de tu infancia porque en este libro los niños toman el poder para conocer un mundo fantástico. Pasar las páginas de este libro es un derroche de alegría y diversión. Todos están contentos y disfrutan de lo que hacen. Un libro muy positivo que terminas de leer y es imposible que no te salga de la boca: ¿jugamos?

niños saltando sobre la cama

Porque en este libro predominan los niños sin prejuicios, la imaginación, el ser uno mismo y la fantasía. Si los niños gobernasen el mundo todos los días serían de cumpleaños y la tarta sería buena para la salud. No habría hora para irse a la cama y se podría saltar sin parar sobre ella. El monstruo del armario se asustaría de ellos, podrían vestir como quisieran. Se transportarían en magiglobos, magicletas o en barcos pirata y cohetes espaciales. No habría límite de mascotas en casa y no importaría el tamaño que tuviesen. Todo el mundo podría ser príncipe o princesa y tener su propio castillo. Después de un día largo de juego y aventuras no habría que ducharse, ¿para qué? tendrían un lago y una bañera gigante de espuma. Y en cada jardín habría un árbol con cabañas en lo más altos donde guardarían sus tesoros y secretos sin miedo a que nadie entrase salvo que ellos lo permitieran. Podrían elegir entre la escuela circo, la de hadas, de recreo… y muchas cosas más pasarían si los niños gobernasen el mundo pero lo que si que os quiero contar es que nadie se olvidaría de cómo jugar, aunque hubiesen perdido los dientes y superado los 100 años. Si los niños gobernasen el mundo habrían juegos para todos.

niño asustando a un monstruo con un globo
niños y niñas en castillos de principes y princesas

Y así de bonito es el final de este cuento en el que aparecen personas de distintas edades compartiendo el juego con los niños. ¿Por qué muchos adultos se olvidan de jugar?, no es que lo hayan olvidado es que las prisas y la parte racional hace que otros aspectos de la vida lo dejen de lado. Esta llamada al adulto se merece ser escuchada. Los adultos tienen que jugar también.

Este libro transmite un mensaje muy importante: los niños tienen que jugar porque jugar es aprender. Cuando un niño juega hace que se desarrolle su identidad, aprende de los errores, observa y experimenta, evoluciona a nivel motor y se desarrolla cognitivamente. Me gusta mucho la parte en la que piden escuelas de recreo, y es que el sistema tradicional educativo obliga a los niños a pasar demasiadas horas seguidas sentado.

distintos tipos de escuelas para niños

Además, hoy en día los niños tienen demasiadas actividades extraescolares al terminar el cole. Desde aquí lanzo un mensaje muy importante y es que los niños tengan tiempo para jugar.

Otro aspecto que me gusta del libro es que muchas de las cosas que desean suceden rodeados de naturaleza y es que, como seres humanos que somos necesitamos crecer rodeados de ella, jugar con el agua, con las ramas, esconder nuestros tesoros en escondites secretos… ¡Jugar al aire libre!

Yo me considero una persona con mucha suerte, cada día que entro al aula, cierro la puerta y me pongo a jugar.

Sorprende a tu peque con este libro invitándole a jugar a algo que nuevo o proponte como adulto jugar un poco más con el/ella-

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.