Cosas que no hacen los mayores

A veces exigimos demasiado a los niños. ¿Os habéis parado a pensarlo?. La perfección no existe y eso no lo podemos olvidar porque no podemos criar a niños perfectos ni rodeados de perfección. Cuántas más veces se equivoquen mejor pues más aprenderán y regularán sus emociones.

Para evitar la frustración y aumentar la autoestima de los niños os recomiendo la lectura en familia de este álbum ilustrado de:

Editorial @nubeocho 

✏️Davide Cali
✏️Benjamin Chaud

Es muy divertido y deja una cosa bien clara: a veces creemos que los peques no se dan cuenta de nuestros errores pero ocurre que sí, nos observan, y como somos su ejemplo como actividad propongo sentarse con el niño y contarle aquellas “jugadas” o “cagadas” que hayas vivido porque seguro que las recuerdas.

A lo largo de cada una de las páginas el pequeño lector relaciona sus trastadas con las de los adultos lo que causa una conexión especial entre padres e hijos.

los mayores nunca se portan mal ni son egoists

Las situaciones cotidianas de los adultos coinciden con las que los pequeños viven cada día.

foto de jamas hacen trampa ni se enfurruñan

De manera indirecta este libro se dirige al lector adulto para tener claro que para educar con el ejemplo no basta con decir lo que tienen que hacer los niños. Los niños tienen que ver lo que los padres le dicen que hagan porque se aprende más de lo que se ve que de lo que se dice.

nunca tiran la basura al suelo

Me parece una herramienta perfecta para reforzar lazos entre familias y niños. Esta imagen es una de las más importantes del libro. Tras cada arbusto o árbol hay un niño escondido observando los actos de los adultos. Algo que las personas mayores olvidamos y viene muy bien recordar.

Me gustaría destacar las guardas de este libro. Al empezar aparecen una docena de cuadros relacionados con arte de artistas muy conocidos como Edvard Munch, Leonardo DaVinci entre otros y todos ellos con signos burlescos y muy divertidos.

Esta forma de representar el inicio del libro da la oportunidad de acercar el arte a los niños valorando y relacionando cada uno de los cuadros con su pintor.

Las guardas del final son distintas y aparece a doble página un mapa donde han sido tomadas fotografías por los niños. Cada uno de ellas con alguna situación en la que los adultos han sido pillados haciendo algo que a los pequeños le dicen que no hay que hacer.

Sin duda un libro muy muy divertido que nos recuerda que nadie es perfecto.

En el siguiente vídeo podéis ver todo el interior.

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.