Un cuento sobre bullying: Ay, pobre chico

Ay, pobre chico es un precioso álbum ilustrado de @lacasitarojaediciones.

Desde el fondo marino, los acontecimientos vividos entre un pulpo y un pequeño pececito amarillo reflejan los abusos que hoy se pueden vivir en los coles o entre grupos de amigos. Pero lo más chulo del libro es que la persona que recibe acoso puede sorprender y asustar a sus acosadores sin que ellos se lo esperen.

Glups… va nadando un pez amarillo tranquilamente cuando un enorme pulpo comienza a molestarle, lo trata como si fuera una pelota, lo persigue, lo apretuja y juega como si preparara una hamburgpez. Qué pesado es este pulpo una y otra vez hasta que decide probarlo porque piensa que estará tan rico como un caramelito. Una vez en su boca este pequeño pez amarillo le da un buen escarmiento y se va nadando mientras mira hacia atrás diciendo: Ay! Pobre chico.


Esta historia da un toque a los acosadores. Ellos también pueden salir lastimados.

40 páginas en tonos azulados con un pez muy pequeñito y un gran pulpo que llama mucho la atención a los niños por sus largos tentáculos. Con ellos es capaz de crear hasta laberintos.
Una historia para pensar sobre los límites y el respeto con un peso muy importante por el tema que trata y con una chispa de humor que hace que guste mucho también a adultos.

Como actividad vamos a hacer pulpos y los vamos a colgar. Uno de los principales problemas del acoso escolar es el silencio. Hay que romper con ese silencio. Los que no acosan directamente también tienen culpa si lo saben.

Cada vez que un niño/a vea que alguien trata mal a alguien tiene que tocar una campanilla que el adulto tiene que tener sobre la mesa, contar si alguien le ha hecho sentir mal y por qué o avisar de que otro niño ha tratado mal a otro. De forma simbólica tendrá que estirar un tentáculo del pulpo. Esto hay que trabajarlo. No he podido poner esta idea en práctica pero me parece buena. Estoy segura que los niños se pueden animar a romper el silencio si aprenden a hacerlo a través de cuentos y actividades mediadoras como esta.

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.